ETERNA

LA PIEDRA

A lo largo de la historia, la piedra natural ha sido utilizada para la ejecución de obras en las cuales el lujo y la distinción eran primordiales. Entre las múltiples características que posee, destacamos su gran durabilidad, su capacidad para envejecer, sin olvidar el bajo coste de su mantenimiento.

LIMPIEZA

Como norma general, el mejor producto para la limpieza de piedra natural es el agua. Una limpieza con agua abundante permite mantenerla en buenas condiciones  y siempre podemos acompañarla con jabones con PH neutro.

Se deben evitar los productos químicos agresivos como la lejía, desengrasantes de base ácida, amoniacos, desincrustantes de cal, etc. Se recomienda la utilización de  productos específicos para la limpieza de la piedra natural.

Es importante, de producirse el derrame de cualquier producto sobre la piedra, limpiar las manchas lo más pronto posible. Esto evitará que la piedra absorba la suciedad,  lo que permitirá eliminar más fácilmente las manchas. Es importante elegir el producto más apropiado para cada mancha en función del agente que la haya provocado, para lo que existe una amplia gama de productos específicos. En el caso de las manchas provocadas por agentes agresivos, ácidos por ejemplo, es aconsejable diluirlo con abundante agua para atenuar su reacción con las sales de la piedra.

 

 

 

 

 

MANTENIMIENTO

La piedra natural, como material natural que es, tiende a sufrir cambios con el paso del tiempo. Un buen mantenimiento nos facilitará que la piedra se conserve en buen estado, y que el desgaste natural que sufra, no desmerezca su aspecto.

A la hora de elegir la piedra que queremos instalar, debemos de tener en cuenta la ubicación que va a tener, las agresiones que pueda sufrir (por factores atmosféricos, transito, etc.), así como, otra serie de factores que puedan afectarla.

Es aconsejable consultar a su proveedor acerca de las ventajas e inconvenientes de cada tipo de piedra para que les recomiende la piedra natural que mejor se adapta a sus necesidades, así como los acabados y las diferentes soluciones posibles para su instalación.

Para piezas de piedra natural que vayan a ser utilizadas en la realización de encimeras, mesas o elementos que puedan estar expuestos a agentes que puedan mancharla, es conveniente hidrofugar previamente el material.

Este tratamiento satura el poro de la piedra, evitando que absorba cualquier tipo de sustancia y evitando cualquier tipo de reacción con el material.

Para el uso diario se aconseja secar la pieza con un paño seco, una vez utilizado, así evitaremos dejar marcas de cal en el lavabo y mejoraremos el aspecto y durabilidad de nuestro lavabo de mármol.